Welcome to Madrasa

Muhammad
Wazzani

Introducción

La Madrasa Muhammad Wazzani, es una escuela tradicional de la memorización del Noble Corán, situada en la isla mediterránea de Mallorca. Usamos métodos tradicionales de enseñanza que ya estaban presentes en Al-Ándalus y en el norte de África y completamos este sistema con aspectos de la educación clásica europea como la literatura y el deporte.

Una de las bases del Islam es el Corán, por ello, la actividad central es la memorización del Libro y la lengua árabe clásica (fusha). Los alumnos estudian también Fiqh, jurisprudencia musulmana, y Aquida, la creencia y sus fundamentos.

Los estudiantes también hacen ejercicio físico, tanto deporte como trabajo en la huerta. Es proyecto de la escuela ampliar estas actividades con equitación, rugby, artes marciales y cricket.

Considerando que esos conocimientos no serían útiles sin un carácter noble, la vida en la Madrasa está basada en el servicio a los demás, el compañerismo y el fomento de la responsabilidad.

 

La Madrasa está establecida en una granja rural, donde cada estudiante debe participar, para así comprender de dónde proceden los alimentos y entender el trabajo requerido para obtenerlos. Esto es de especial importancia para los jóvenes procedentes de un entorno urbano, que quizá hayan crecido desconectados del entorno natural.

Educar así proporciona una percepción de la realidad, raramente encontrada en el sistema educativo de hoy en día. Al principio la experiencia demuestra ser un reto, pero resulta ser, beneficiosa e incluso terapéutica. Los conecta con la Generosidad de Allah manifestada a través del medio ambiente, y comienzan a valorar los alimentos y los esfuerzos requeridos para su obtención.

La reflexión acerca de la actividad y lo que han visto, les disuade de desperdiciar y dilapidar, y les afianza en el conocimiento de Allah y Su Generosidad. También les conecta con la tierra, con el conocimiento de las estaciones del año y sus ciclos.

 

La Madrasa Wazzani fue fundada en el año 2000 por el ‘alim de origen marroquí Muhammad Wazzani de Melilla y el homeópata, farmaceútico y perfumista mallorquín Hajj Ahmad Salvà. Hajj Ahmad Salva hizo uso de su patrimonio familiar para establecer la Madrasa, al tiempo que Mawlana Wazzani establecía la visión y enseñanza requeridos para el proyecto educativo.

Con la guía de Dr. Sheij Abdalqadir as-Sufi, la Madrasa tomó forma con el fin de establecer los cimientos necesarios para educar a una nueva generación de musulmanes europeos.

La Madrasa debe hacerlos amar el Corán, retornarlos a la gran tradición Maliki y Ash’ari de Al Ándalus, dentro de los límites de Europa. También debe forjar un carácter noble, independiente y suavizado que propicie que se beneficien de la mejor educación tradicional europea.

 

Nos esforzamos en formar un carácter noble, suavizado e independiente, capaz de cuestionar y de tener personalidad propia. Capaz de vivir en armonía y trabajar con aquellos a su alrededor. El alumno debe explorar su capacidad de liderazgo así como su capacidad de seguir a otros.

El hombre que termina su formación debe saber valerse por sí mismo y levantarse contra la injusticia. Debe conocer los fundamentos del Din y ser consciente, motivado, positivo, y debe poseer fuerza interior así como fuerza física y habilidades.

El currículum obtenido en la Madrasa es equivalente a la educación secundaria. Para aquellos que quieran dirigirse hacia la educación de grado superior, proveemos de un curso intensivo en el lengua, gramática y literatura inglesa para asegurarnos que los alumnos estén preparados para afrontar los retos que les surjan.

 

La escuela está situada en el centro de la isla Mediterránea de Mallorca, en la finca privada de Don Ahmad Salvà. Está dotada de piscina, pequeño gimnasio, campo de rugby, establo para caballos, granja de agricultura ecológica, árboles frutales y jardín botánico.

La Madrasa está a veinte minutos de Palma, capital de la isla y a cinco kilometros de la Sierra de Tramuntana, patrimonio de la humanidad. La isla también cuenta de excelentes playas mediterráneas.

El clima de Mallorca es un clima mediterráneo, con suaves inviernos tormentosos y veranos bañados por un sol brillante.

 

El programa de estudios de la Madrasa está basado en la transmisión oral, de eficacia demostrada en la historia de norte y centro África desde que equellas tierras fueran bendecidas con el Islam. El día se organiza alrededor de las cinco oraciones. Los estudiantes aprenden la recitación del Corán, usando una tabla de madera llamada 'Lauh' que el maestro dicta individualmente a cada alumno.

Cuando es correctamente recitada de memoria al profesor, éste indica al estudiante que la borre y continue con el aprendizaje de las siguientes Aleyas y Suras. Ésta es la actividad diaria excepto los días de descanso, que son el jueves y el viernes. Esos días los estudiantes disponen de tiempo libre y participan de otras actividades.

Cada mañana es dedicada a la memorización, mientras que, las tardes, se ocupan repasando lo ya aprendido además del estudio de lengua Árabe, Fiqh y otras ciencias. Los estudiantes avanzados reciben instrucción especializada en ciencias del Corán como Asbab-an-Nusul, Tafsir (exégesis y comentarios tradicionales), Tajuwid (recitación), etcétera.

Actividades, deportes & tareas

Los estudiantes están organizados en grupos de trabajo de turnos rotativos para realizar las tareas cotidianas. Éstas consisten básicamente en: cocinar, limpiar la Madrasa y acondicionar los jardines aledaños y el entorno para garantizar la correcta limpieza y mantenimiento del centro.

También se encargan de cultivar la huerta y su jardín, para obtener sus frutas y verduras. La granja de la Madrasa funciona como una huerta de auto-consumo, proporcionando los alimentos necesarios e incluso propiciando su venta en el mercado local. Ovejas, gallinas y otros animales domésticos en la granja ayudan a los estudiantes a aprender cómo cuidar de ellos.

Desde el inicio de las actividades de la Madrasa, hemos  buscado lograr un equilibrio entre la actividad intelectual, especialmente basada en la memoria, y las actividades físicas.

Los primeros años, nuestros estudiantes tomaban regularmente lecciones de equitación y practicaban arquería, cetrería y deportes acuáticos... Estas actividades están basadas en la Sunna del Profeta, Paz y bendiciones con él, y creemos que son el complemento perfecto para el estudio del Corán, dado que acrecientan la autodisciplina y sacan a relucir la nobleza natural latente en los hombres jóvenes.

Debido a la, momentánea y temporal, carencia de patrocinio, nos vemos obligados a abstenernos de estas actividades aunque esperamos poder ofertarlas de nuevo pronto, como complemento a su educación en un futuro cercano.

Actualmente sustituimos estas actividades con el ya mencionado trabajo de la huerta y con excursiones a las montañas o al mar en este privilegiado entorno. También se disfruta de actividades en la piscina y algunos estudiantes,  juegan al fútbol con los equipos locales.